Don Clemente

Fuente:  paraisocanohondo.com/alojamiento/altos-caño-hondo/bar-restaurante.aspx

Cuenta la leyenda sobre un legendario personaje llamado Don
Clemente Moña Gorra, quien se estableció en estas bellas tierras
del Paraje de Caño Hondo a principios de 1900.


De gran tamaño,
fortaleza y corazón, aprendió a admirar desde los Altos que hoy
honran su nombre con este restaurante, el maravilloso paisaje de la
Bahía de Samaná. Algunos dicen que era oriundo de España; otros le
recuerdan como "Clemente el Alemán".

Lo que sí es cierto es su
legendaria fortaleza.Se dice que para trasladarse al Pueblo de Sabana de la Mar, a
unos 10 kilómetros de Caño Hondo, era necesario que llevase consigo
2 mulos o caballos: uno para el viaje de ida y otro para el viaje
de regreso. Además se cuenta con mucha veracidad sobre la ocasión
en que separó a dos toros que peleaban entre sí.

Aunque no sabemos nada más sobre el final de sus días, sí sabemos
que a él le debemos el principio del uso racional del agua del Río
Jivales, pues con mucho ingenio puso en funcionamiento una
descascaradora hidráulica de arroz, cuyas bases han servido para
inspirar el proceso hidráulico de nuestras hoy admiradas Piscinas
Naturales.

Fuerte, con una amplia gama de sabores, inspirados en el Mar, la
Tierra, el Aire y el Fuego… así se caracteriza nuestra oferta de
Sabores y Colores del Restaurante  "Don Clemente".